Círculos

Dibujando un círculo con el dedo sobre la tranquila superficie del agua. Simultáneamente se crea y desvanece la forma. No tiene pasado ni futuro. Al igual que la felicidad, no tiene memoria, es lo que sucede en el instante, la sonrisa de un niño, el aroma exquisito de una flor solitaria.

La infelicidad traza el círculo con el dedo arañando el duro y frío hielo de los recuerdos, congelando el tiempo, negando a la vida una nueva primavera.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s