Llamas

Movimientos ondulantes, felinos, de caderas sinuosas y rotundas, hipnótico espectáculo de  exóticas bailarinas ciegas, desnudas bajo encajes ígneos transparentes, púrpuras, amarillos y  anaranjados, tan leves y etéreos que se elevan al cielo acariciando el aire y dejando entrever la voluptuosidad de unos cuerpos dorados rodeados de  velos de seda ardiente…

Llamas…

Saltarinas y alegres duendecillas, sin edad, eternamente jóvenes, brujitas seductoras  que impregnan de magia y hechizos los cuentos que por las noches  se narran al amparo de su protectora presencia;  espectáculo fascinante, vivarachas, juguetonas, en ocasiones pícaramente tímidas, jugando al escondite, riendo y saltando sobre los troncos que arden en la chimenea.

Seductoras salamandras del fuego, que se deslizan sobre los leños, desnudas, provocadoras, chisporroteando guiños rubíes. Danzan alrededor de sus corazones de madera,  abrazándolos, acariciándolos  hasta que se entregan enamorados a sus encantos.  Y se deslizan sobre ellos y los besan rodeando su cuello con los brazos, con tal pasión que los troncos arden en deseo, humean sus cuerpos calientes y ser amados se convierte en su único anhelo.

Y se consuma el deseo, leño y fuego se funden, indistinguibles, y devienen una sola llama, una hoguera ardiente que lo devora todo.

Veo las llamas reflejadas en tus pupilas de cambiantes tonos naranja,  y el rubor en tus mejillas sonrosadas y cálidas, tu boca son dos rubíes que rivalizan en intensidad con el rojo púrpura e incandescente de las ascuas, tus labios son fuego ardiente,  sabrosos y embriagantes como una fresa madura. Y cuando pronuncian mi nombre se convierten en aliento de fuego que quema  mi piel y hace hervir la sangre que corre por mi cuerpo. Mis emociones y mis fluidos se convierten en lava del volcán que arde de deseo y amor por ti en mis entrañas y en mi corazón.  Y tú lo sabes…porque en mis ojos ves reflejados los tuyos y en ambos arde la misma llama, y siento las ondas  de tu océano agitarse tumultuosas bajo tu pecho cuando te abrazas a mí, noto como aumenta la intensidad de las olas, crecen y se curvan  en círculos de espuma y de anhelos. Pasión es el nombre de tu mar y del oleaje tempestuoso  que se abalanza sobre mi montaña de fuego. Y se produce el encuentro, el volcán  estalla  al sentir el contacto de tu agua salada y fresca. Arroyos de agua ardiente y fuego líquido surgen en la nacida nueva tierra, ríos con sabor a miel. 

―Me ha encantado este beso ―dice ella.

―Ha sido inmenso, como asistir a la creación de una nueva estrella ―dice él.

―Podríamos crear toda una galaxia ―dice la mujer.

Con el dedo de la mano  dibuja un corazón en el pecho desnudo del chico, mientras se pasa la lengua por los labios y lo mira con ojos de gata.

―Un Big Bang, es mucho mejor ―dice el hombre.

Se inclina sobre la amada ―recostada en el sofá, desnuda bajo la manta― y mete la cabeza bajo la cálida cobertura. Ella suspira al notar la lengua húmeda y ardiente sobre su piel.

2 comentarios en “Llamas

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s