Betty, la sirena coja

Foto de Roberto Nickson para: https://www.pexels.com

La luz penetra a través de las rendijas

De tus parpados cansados y soñolientos,

Emerges de las profundas aguas

Donde se diluyen tus recuerdos,

Sin ella, tu chica anfibia.

Y te sientes vacío y abandonado

En las rocas de la escollera

De tu mente atormentada,

Donde se estrellan

Las olas de su memoria

Con la esperanza de verla aparecer entre la espuma

Una vez más.

Pero tu amada anfibia se fue mar adentro,

Una tarde de verano, dejando las sandalias en la playa

Y una nota escrita de su mano bajo la toalla.

«Ningún hombre me ha amado como tú,

Volveré a nacer para poderte besar una vez más».

Cada palabra del mensaje fue un río de lágrimas en tus ojos

Que han desembocado en un mar de desolación y pena.

«¡Vamos Ulises! Los héroes no lloran.

La casa te invita a otro whisky,

Lo mejor para olvidar».

Dice el camarero

«Cuéntanos la historia de tu chica, una vez más».

Dice un ebrio con voz pastosa

«¡Qué tonto, qué ciego!

Confundir a Betty la  camarera,

Con su prótesis de madera, coja y canosa

Con una hermosa sirena

Con cuerpo de diosa  y cola de delfín».

Se burla un borracho.

Otro añade:

«¡Vaya par de patas para un banco!»

Y las risas se elevan en el aire,

Graznidos de estúpidas gaviotas,

Aves carroñeras, que se alimentan de jirones de carne

De tripulantes de barcos naufragados y de

Despojos de vidas desechas que van a la deriva.

Pero tú Ulises no los escuchas, no entienden,

No han visto nunca una sirena,

Solo han visto a Betty, la camarera mutilada,

Nunca a una mujer, ni a tu bella ninfa,

En su trono de coral rojo sentada,

Reina de tu mar en calma.

Y les hablas de ella, y recuerdas como la querías,

¡Cuéntales Ulises!

….

«Su mirada se perdía en la frontera infinita del horizonte

Contemplando el azul del mar,

Y el misterio de sus profundidades,

Que se reflejaba en sus  ojos turquesa,

Cambiantes como las mareas.

De cómo el sabor a sal perdura en la memoria de mis labios,

Cuando besaba  su piel desnuda

El aroma de su cuerpo era de fruta madura y vainilla,

El tacto y el color de la piel recordaba al rosado melocotón.

Sus labios sabían a miel.

Dulces eran las horas pasadas junto a ella

Y las más hermosas.

No  importaba que también  me faltase una pierna,

La inédita historia de dos cojos enamorados.

Y me cantaba al oído en un lenguaje submarino

Hecho de burbujas y destellos de luz.

Su voz no era lo que cuentan las leyendas ni los mitos,

Los cantos de las sirenas

No estrellan navíos  contra los arrecifes,

Ni envían tripulaciones al reino de Poseidón,

Alivian las almas del peso  de eslabones  y cadenas.

Tal era el prodigio que producían sus canciones.

Betty se llamaba mi amada anfibia.

Y sé que vuestras cabezas creen que os miento,

Que todo es imaginación  de escritor

Que vive del cuento.

Pero veo que calláis y los ojos os brillan

Chiquititos como estrellas solitarias en la noche,

El corazón se os ha entibiado dejando ir las penas.

Y os ha revelado el secreto de mi sirena.

Y añoraréis su ausencia como yo,

Y esperaréis en el puerto su regreso,

Entre los escollos espumosos os parecerá ver su cola

 Y en la brisa creeréis oír su canto.

Más todo será en vano, las olas me han traído su mensaje,

Me esperará en la playa, la próxima luna llena.

Y emprenderemos un viaje».

Y Ulises tenía razón,

Las mentes de los hombres no lo creyeron

Pero sus corazones envidiaron su destino.

 Al amanecer de la primera noche de plenilunio

 Encontraron su ropa junto a la pata de palo en la playa.

 En la arena aún podían verse las huellas

 De un par de pies caminando hacia el devenir.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s