DIBUJANDO CORAZONES EN LA NIEVE   by Q. Molina

En Masticadores, sin fronteras, dejando la vida libre.

Masticadores

Su esposo, Yoshimo, falleció durante el invierno, ya no podrá contemplar las flores de los cerezos que tanto amaba. Fue él quien cavó los agujeros y los plantó, mucho antes de la gran guerra, uno por cada hijo, tres en total. Cómo la última en nacer fue Aiko, eligieron un cerezo de flor rosada, a diferencia de los otros dos, blancos. Decía Yoshimo que el color rosa de los pétalos era debido a la tragedia, las flores en su origen eran níveas, pero tras los sangrientos episodios de guerras del pasado, en los que innumerables samuráis perdieron la vida, sus viudas no soportando la perdida, y ante un futuro sombrío e incierto, realizaban el ritual de seppuku, entregando su vida a los pies de los honorables árboles. Y ellos transmutaban el dolor, la sangre y las lágrimas, en pétalos rosáceos de delicada y efímera belleza.

Los dos hijos varones…

Ver la entrada original 969 palabras más

4 comentarios en “DIBUJANDO CORAZONES EN LA NIEVE   by Q. Molina

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s