El lápiz y el microrrelato

Gracias a un mineral, el grafito, podemos plasmar, materializar, aquello que surge del interior cuando escribimos. Sí, ya sé que alguno pensará ¡Qué antiguo, si yo escribo con bolígrafo! o con Montblac, con mi PC, etc. Me retro-transporto a la época de la infancia en que un lapicero o una humilde caja de colores eran ni más ni menos que varitas mágicas de las que surgían maravillas o garabatos, qué más daba. En aquella edad, sin prejuicio alguno, todo era pura creatividad que se descubría a sí misma, llena de asombro. Mirábamos sospechosamente la punta del lápiz ¿Cómo es posible? Nos preguntábamos en nuestra cándida inocencia a medida que veíamos aquello que los trazos iban dibujando. Aquello que surgía de algo que ni siquiera comprendíamos, de una simple punta negra (el mecanismo de las varitas mágicas es realmente sofisticado y esotérico).
¿Cuántas historias no escritas pueden albergar los centímetros de vida de un lápiz?
Si se trata de una novela, un ensayo, un relato largo, apenas nos llega para escribir el inicio, necesitaríamos kilómetros. Pero en cambio para el microrrelato las posibilidades son casi infinitas, un océano ilimitado compuesto de miles, millones, de gotas de agua. Todas iguales, ciñéndose a unas reglas de brevedad, pero al mismo tiempo todas distintas. Cada relato un océano de sugerencias, certezas o dudas…cada microrrelato una miríada de experiencias, dependiendo de cada lector. Un único rayo de luz atraviesa el prisma y se convierte en una galaxia cromática.
La muestra de lo expuesto es evidente en estos tres clásicos:

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Augusto Monterroso

“Cuando me acosté ya estaba ardiendo”. Robert Fulghum

“Se venden zapatos de bebé, sin estrenar”. Ernest Hemingway

12 comentarios en “El lápiz y el microrrelato

  1. Me has hecho volver a los años de escuela, pizarra, pizarín, lapicero y pluma con palillero para escribir en el cuaderno oficial de clase utilizando la tinta que preparaba el maestro con la que cargaba los tinteros de porcelana incrustrado en los pupitres de madera. ¡qué tiempos!

    Le gusta a 1 persona

    • Caramba, Julio. Yo no llegué a conocer ni el pizarrín ni el tintero. Y aunque todo ha cambiado mucho, de alguna manera, ciertos olores y otros estímulos sensoriales continúan transportándonos a esa época de la vida.
      Un abrazo. Gracias por la visita.

      Me gusta

    • Sí, me pasa igual…aún de vez en cuando coloreo algun dibujo…sin ningún motivo, sin ningún ¿por qué?…por recuperar ese contacto, y se consigue, con aquellas sensaciones entrañables, con uno mismo y la propia inocencia…
      Gracias por tu visita Mamen. Un cordial saludo.

      Le gusta a 1 persona

    • ¡Caramba! Agradezco tu gentileza y nominación, Bella. En otra ocasión, ya me nominaste, en mi blog anterior, como mitomago. Luego se produjeron problemas y migré aquí. Te consideraré mi hada madrina 🙂 En breve espero hacer una entrada digna para continuar la rueda de nominaciones. Muchas gracias, amiga.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s